Es muy temprano en la mañana del 24 de septiembre, aun no sale el sol, pero se vislumbra un día hermoso y muy soleado, en este mágico lugar de Morelos, Hacienda San Gabriel de las Palmas.  


 
 

¡Hoy es el gran día! Después de un año de planeación, miles de mails, de whatsapps, llamadas de skype y solo tres citas en persona, además de todaslas herramientas que usamos al planear una boda a larga distancia; hoy se casan Gladis y Matthieu, una pareja increíble que a pesar de la distancia entre Parisy México, decidieron celebrar su gran día, aquí, en la tierra de Glad y lugar donde hace años se conocieron. 

El trabajo de montaje empezó desde ayer, un ejército de floristas, ricos aromas y miles de flores por doquier. Es impresionante el trabajo que estos expertos en decoración florar pueden lograr, en otra sección de la Hacienda ya está instalado el mobiliario en donde será la boda, una troje antigua de la Hacienda. 

 
 

Nosotras ya estamos listas con la agenda en mano, el minuto a minuto del día, dividimos las tareas y visitamos los espacios para revisar que todo este en marcha como debe de ser.

Nuestros corazones están llenos de emoción por ver el resultado de mucho trabajo, necesitamos concentración para no dejar pasar ni un solo detalle de este día tan especial. Es para nosotras un honor ser parte de esta historia de amor, de un momento irrepetible, una solo oportunidad que todo salga bien. 

 
 
 

Como directores de una orquesta de muchos elementos nos encargamos de que todos toquen su partitura para entonar la mejor pieza: la Boda de Gladis y Matthieu.


 

En la cocina, un gran equipo trabaja bajo las indicaciones del chef para estar listos y a tiempo, mientras afuera el personal de meseros instala las mesas con la hermosa vajilla, las flores ya también están montadas, el menú, el doblaje de las servilletas, cada cosa en su lugar, desde las más chiquitas hasta las gigantescas.

Al fondo, el sonido ya está listo para hacer las pruebas pertinentes y repasar con una de nosotras las canciones que bailarán los novios como un momento lleno de magia y amor. Hoy el trabajo de más de quince empresas expertas en distintos rubros de bodas, ponen todo su esfuerzo para lograr que sea el mejor día para G&M y lo recuerden por siempre con mucha felicidad, nosotras nos encargamos de que esto sea así. 

 

¡Ya estamos todos listos! la iglesia decorada, la música, el padre y el cortejo organizado. Yo estoy caminando hacia la habitación del papá de Gladis y me lo encuentro esperando la indicación para ir por ella y darle su brazo para dirigirla a la iglesia que está a unos pasos de sus habitaciones.


 

Al entrar a la suite de su hija, su pequeña, que hoy se convierte en esposa y que pronto tendrá su propia familia… la ve ya lista, hermosa con su vestido de novia y su cara se transforma al verla, se llena de una emoción indescriptible, yo observo la escena junto con el equipo de foto que captura este momento en una foto. ¡Yo les puedo decir, y hablo por los que trabajamos en bodas,  que estos instantes son lo que nos hacen amar nuestro trabajo, esto lo vale todo!


 

Así empieza la celebración y después de 12 horas de festejo y debo confesar, mucho dolor de pies, algunos piquetes de moscos, tenemos el corazón lleno de satisfacción y agradecimiento por poder ser parte de esta Historia de Amor. Es muy importante reconocer el trabajo de cada un de los que hicieron su parte para que esta boda sea de las mejores que hemos visto y al final, el trabajo en equipo lo es todo, porque sin cadauno, las cosas bellasno serían posibles.  

 

Ahora listas para la siguiente aventura en San Miguel de Allende, Suiza y México, será la siguiente Historia de Amor en la que participaremos. Nuevos retos y mucho, mucho amor a lo que hacemos. Seguiremos atesorando esos instantes que este trabajo nos regala y que algún día serán parte de nuestras propias Historias de Amor.

 

Comment